Con la saluda de unos amigos de Valencia, deseamos a todos un feliz tiempo de verano bendecido por la presencia de Dios que habla en el silencio, en el descanso, en todo momento.

Nos recordaba el Papa Benedicto a las puertas de sus vacaciones en Tirol (Italia) en 2009 «Cristo es el tesoro que hay que buscar en vacaciones» y nos invitaba a «hacer todo lo posible para buscar a Dios y para hacer de él el centro de vuestra vida».

Y el Papa Francisco nos contaba en 2017  que su modo de recuperar fuerzas consiste en que «cambio de ritmo, duermo algo más, leo cosas que me reposan, escucho algo de música, rezo más… Y todo eso me descansa».

Pues, siguiendo las indicaciones de nuestros queridos sucesores de Pedro, rezamos especialmente este verano para que se pare la pandemia y salgamos más confiados en el Señor, que es quien lleva las rindas de nuestras vidas. Ya pedimos para el nuevo curso pastoral que está a las puertas, para que Dios nos inspire sus proyectos. Unidos a todos en la oración.

FELIZ VERANO, DIOS NOS BENDIGA A TODOS Y CADA UNO

 

 

X